TORREMOLINOS EN BREVE “vota tu microcuento favorito”

TORREMOLINOS EN BREVE es un concurso dirigido a la comunidad, que propone la escritura de cuentos breves acerca de la ciudad de Torremolinos. Es una iniciativa que busca promover una ciudadanía activa, vinculándola con iniciativas culturales, en este caso, con la literatura. Es un proyecto participativo que a la vez busca el incremento de la lectura en los espacios públicos, el disfrute de los usuarios y la promoción de la ciudad y sus rasgos de identidad. Escoje aquí tu microcuento favorito

vota a tu favorito
  • LIMERENCIA. La vi. Habían pasado veinte años pero ella seguía teniendo la misma sonrisa de siempre. Estaba hablándole al dependiente de la librería Pérgamo y yo, escondido entre las estanterías, los miraba sin poder acercarme a ellos. Se despidieron y obligué a mis pies a andar detrás de ella pero se detuvieron en el mostrador, justo donde ella había estado segundos atrás comprando Los renglones torcidos de Dios, el mismo libro que yo tenía entre mis manos. Resilencia. 40%, 407 votes
    407 votes 40%
    407 votes - 40% of all votes
  • UNANIMIDAD. La tarde que entré por primera vez en el club Edén Beach, tuve muchísimo éxito. A pesar de ser un joven reservado que apenas interactúa con los demás, decenas de tipos que no conocía de nada, sabían mi nombre y mi vida a la perfección. Muchos de ellos me declaraban amor eterno, e incluso me invitaban a orgías, pero yo esquivaba esas proposiciones sin tomarlas en serio… Así fue durante un tiempo, hasta que dejé de ser novedad en Edén Beach. Continúo siendo el mismo joven reservado que apenas interactúa con los demás, pero ahora soy yo quien promete amor eterno y tienta con orgías a cualquier maromo que pisa el club por primera vez. Y la verdad, no lo entiendo. Sé sus nombres y todos los detalles de sus vidas, aunque son completos desconocidos. Thomas Jefferson. 28%, 285 votes
    285 votes 28%
    285 votes - 28% of all votes
  • CALLE SAN MIGUEL. El verano se hacía especial cuando estrenábamos vestido para pasear las tardes de domingo. Mi hermana y yo íbamos enhebradas del brazo, disfrutando de lo que a nuestro padre entusiasmaba. Desde que entraba a Torremolinos buscaba aparcamiento. Donde fuera que lo encontrara daba igual, porque nuestro recorrido iba a ser el de siempre: buscábamos la calle San Miguel para embocarla, y a paso lento recorrerla por completo. Los olores nos embriagaban: el del mar pegado a los cuerpos, jazmines de verano y perfumes nuevos. Y oírlo a él decirle a mi madre: “¿Hasta cuándo pasear por esta calle les asombrará? Luna. 9%, 90 votes
    90 votes 9%
    90 votes - 9% of all votes
  • AZUL, MARINO. Llegaban ya los primeros rayos de luz a través de aquella ventana roída por el tiempo y la guerra. Era 1939, en la Carihuela. Acompañaría a su padre mar adentro, peso a sus pésimas condiciones, el hambre apremiaba. Conforme la chalana dejaba atrás la orilla, el joven se percataba de que aquel oleaje les costaría la vida. En la mirada pobre y desesperada de su padre percibió que el “navío” no sucumbiria solo. La barca volcó y el joven trató de buscarle, cuando aquellos ojos grises ya se habían perdido en el abismo de agua y sal. C.Breca. 5%, 52 votes
    52 votes 5%
    52 votes - 5% of all votes
  • EL MONTE DEL ÁGUILA. El monte del Águila, así es conocida la elevación de terreno que abraza parte de Torremolinos. La leyenda cuenta que en sus entrañas anidó un Águila Imperial Ibérica, la primera de su especie. Los pastores, deslumbrados por el descubrimiento, proporcionaron cuidados al ave, y así fue hasta que un día, llegó su fin. Nadie sabe cómo, pero el ave había dejado las semillas de su especie en el nido. Y fue al amanecer del siguiente día, cuando, como muestra de agradecimiento, el águila quiso dar protección al pueblo, integrándose en la tierra y dándole al monte su forma alada. C.Breca. 4%, 41 vote
    41 vote 4%
    41 vote - 4% of all votes
  • CRUCE DE CAMINOS. Juan pasea, una vez más, un día, como otro cualquiera. Entre bares y turistas, en el cruce de caminos que es la plaza de la Nogalera. Hace años, al atardecer de un día de loca primavera, ella dijo: “Volveré”. Y él la espera. Y aunque han pasado años, su pelo se ha vuelto gris, y su vista, ya no es la que era, vuelve, una y otra vez, a la plaza, esperando y soñando, con que vuelva. Juan pasea y, cuando ya se marcha, siente su caricia, huele su perfume, y le escucha decir su nombre: “…Juan…”! Mario. 2%, 25 votes
    25 votes 2%
    25 votes - 2% of all votes
  • MAGIA. Mario jugaba en la playa, era su primer día. Correteaba por toda la arena, lleno de gran alegría. A hacer un túnel muy grande, con su mami se puso a jugar, que al país de los gigantes, les pudiera a los dos llevar. Excava y excava Mario, más hace calor, ese día, y se queda dormidito, sin quitarse el bañador. Su mami le lleva volando, al Parque de la Batería, y allí se despierta Mario, al lado de un gran cañón. “Mami, ¡hemos llegado!”, exclama con gran ilusión. Y la magia de aquel momento, compartieron juntos, los dos. Mario. 2%, 24 votes
    24 votes 2%
    24 votes - 2% of all votes
  • ESPETOS DE RAFA. Busco a Lolo en la calle San Miguel, por donde no pasan coches ni motos. Es ancha. Tiene tiendas, bares, una iglesia y la Torre de Pimentel. El sol mancha el suelo de sombras de turistas contentos porque van a la hermosísima playa de El Bajondillo. Los sigo por si veo a mi gato, a él le encantan las espinas de los espetos que hace Rafa en su chiringuito frente a la playa. Lolo y yo vivimos en El Calvario, que es un barrio precioso. Pero a veces nos gusta pasear por Torremolinos como turistas sin dinero. Ascalo. 2%, 18 votes
    18 votes 2%
    18 votes - 2% of all votes
  • LO QUE LAS FLORES CALLAN. Habíamos quedado en el Jardín Botánico Molino de Inca, a las doce de la noche. La oscuridad del lugar y el aislamiento de nos proporcionaba la amplia superficie de pinares sería idóneo para la culminación del plan. Todos sabíamos que pronto se percatarían de que los fondos de las cofradías del pueblo habían desaparecido. Lo importante ahora era dar al dinero un hogar al que solo pudieran acceder nuestros hijos, los hijos de los pobres. Y así fue, cómo bajo el mármol, entre columnas romanas, enterramos «alas de papel» que hasta entonces vistieron a santos, menos vivos, y menos santos. C.Breca. 1%, 14 votes
    14 votes 1%
    14 votes - 1% of all votes
  • LA CAPITAL. Paseando por el Pan Triste, un padre, con su hijo de poco más de un metro de altura iban hablando, a veces ocupando el arcén terrizo de la estrecha carretera: “A los torremolinenses nos ofrecieron ser la capital de Andalucía…, y hasta ser el sitio donde se reunieran los presidentes de las naciones más poderosas del mundo…, y tener un gran estadio de fútbol”…; “¿Cómo el del Málaga, papá?”; “¡Más grande!”; “No veas, papá, ¿y por qué no quisimos?”; “Hijo, los torremolinenses somos gente modesta y tranquila, y nos gusta disfrutar de nuestra bella y acogedora ciudad.” Molly Nilo. 1%, 9 votes
    9 votes 1%
    9 votes - 1% of all votes
  • CORTIJO CUCAZORRA. Cielo plomizo y gris de otoño, oscuridad. Se avecina la tormenta, azoto a los caballos para que se den prisa en llegar al Cortijo Cucazorra. Volvemos de comprar víveres en el Calvario. Al momento cae un rayo delante nuestro, relinchan los caballos asustados. Galopan como demonios con las fauces abiertas echando espumarajos. Más que correr vuelan. Al fin llegamos. Salto al suelo y al momento los bajos de mi vestido se empapan de barro. Baja el agua en torrente por la calle Ermita, arrastrando ramas y hojas a su paso. Estrella. 1%, 9 votes
    9 votes 1%
    9 votes - 1% of all votes
  • PIPER´S. Sábado tarde, cae el sol a plomo. El Portillo va abarrotado de jovencitos con ganas de marcha. Han estado todo el día al sol para lucir su bronceado. Al fin se bajan y se colocan al final de una cola enorme moviéndose lentamente. Huele a perfume y aftersun. Las chicas sueltan risitas. Algunas han pedido prestado un carnet para poder entrar. Se maquillan y van con taconazos para dar la talla. ¡Ya están dentro! Suspiran aliviadas. Corren a la barra por su ron-cola. Los buitres están al acecho, beben lentamente su whisky mientras pasan revista a las que van llegando. Estrella. 1%, 8 votes
    8 votes 1%
    8 votes - 1% of all votes
  • TORREMOLINOS EN PINTURA. Este pueblo de pescadores hizo posible que la luz bañara una España gris, beata y oscura. Y el país comenzó a descubrir otra vida, más divertida y sin prejuicios. La villa se transformó en referente de modernidad, libertad y cultura. Todos hablaban del milagro del pueblo que tenía la esencia mediterránea en sus barrios: Calvario, Bajondillo, Carihuela…por eso este cuadro tiene tanta luz, tanta vida y una gran sonrisa emblema de alegría y felicidad. Y claro que, como a todo imperio que se precie, le llegó la decadencia. Pero eso lo pintaré en otro cuadro -dijo el artista-. Barboleta. 1%, 6 votes
    6 votes 1%
    6 votes - 1% of all votes
  • UN LUGAR EN EL MUNDO. Pintaba ensimismada, extasiada y sin poder detenerse. Los pinceles daban color a hermosas postales de Torremolinos y todos en la Residencia nos preguntábamos: ¿por qué tanto interés por esta ciudad cosmopolita y multicultural?… hasta que Carmen, volviendo hacia mí sus ojos, un poco perdidos, me confesó: “son tantas las ganas que tengo de volver a ver mi paraíso antes de morir ¡que creo voy a enloquecer! Si pudiera recorrer de nuevo mi barrio de El Calvario... Por eso estoy aquí, en la agencia, comprando los billetes de avión para acompañarla. Barboleta. 0%, 3 votes
    3 votes
    3 votes - 0% of all votes
  • RECUERDOS DE LA INFANCIA. Yo era pequeñita pero aún recuerdo con mucha alegría el paso del afilador por las calles de Torremolinos: tiririri-tiririro...decía su dulce canción... mientras por las rendijas de la persiana de mi habitación se colaban brillantes rayos de sol... Aquel mismo día mi madre me vestiría con el traje de faralaes que con mucho amor, había cosido para mi..., para poder disfrutar de la feria más bonita que podía haber: sencilla pero muy sentida. Éramos de fuera, pero vivíamos las costumbres del que yo considero mi pueblo como tantos torremolinenses. María. 0%, 3 votes
    3 votes
    3 votes - 0% of all votes
  • MIL HISTORIAS. A Mario le encanta ir en coche. Cuando con su padre va, y no llevan mucho retraso, se inventa, mil historias, con estatuas que encuentra a su paso. Ahora es un explorador que sube, por la columna más alta del mundo, para salvar a la princesa, que en su cima está esperando. Ahora es un submarinista, que corre mil y un peligros, luchando con un pez espada. Ahora es un gran pintor, que al lado del gran Picasso, pinta mucho mejor. Y cuando al fin llega, vuelve a ser, tan sólo un niño, pero un niño, lleno de amor. Mario. 0%, 3 votes
    3 votes
    3 votes - 0% of all votes
  • LA PRINCESA Y LA OLA. Mi abuela me contaba siempre una pequeña fábula antes de ir a dormir. Lo recordaré siempre esa historia la cual le estoy contando ahora. Hubo una vez una princesa de un país muy lejano, que le gustaba mucho las playas de Torremolinos. Un día de invierno había mucho levante, las olas rompían con bastante fuerza. La princesa inocente de ella, se acercó a las rocas con tanta mala suerte que una ola se la trago, pero la historia no acaba aquí. Todos los años en 1 de enero, si miras bien a las rocas se ve a una hermosa joven. Una h princesa que su cabello rubio forma parte del romper de las olas. 0%, 3 votes
    3 votes
    3 votes - 0% of all votes
  • UN LUGAR FELIZ. Cuantas más grandes ciudades conozco, más me gusta el lugar que me eligió para vivir. Porque no hay nada tan hermoso como un paseo silencioso, disfrutando de un tranquilo amanecer en la mar que me vio nacer. Paseo que reconforma el alma, con la paz y belleza de la mar en calma tras una tempestad. Tan maravillosa la mar brava que nos contagia de su fuerza y su inmensidad, como la mar tranquila que nos transmite serenidad. Cuánta dicha de vivir en un lugar privilegiado, donde la mar forma parte de la vida y donde la vida se vive feliz. Samal. 0%, 3 votes
    3 votes
    3 votes - 0% of all votes
  • MI PRIMER BESO. Os voy a contar mi primer beso. Cuando yo tenía 14 años iba todos los veranos a la piscina de la casa de mi abuela en la Carihuela. En el bloque vivía Luismi, quien venía todos los años desde Madrid. Ese verano, era julio, era la ofrenda de la Virgen del Carmen. Yo, como todos los años desde que recuerdo, me visto de gitana y le llevó un ramo de claveles rojos. Esa noche habíamos quedado todos los amigos para ir a los coches de choques y me puse un vestido rojo. Luismi me apartó del grupo y me dijo que ese era su último verano aquí, porque a su padre lo cambiaban de trabajo y volvía a Madrid. No me lo estaba, me senté en un banco cuando me cogió la cara v me dio un beso. Un beso que hoy en día jamás he olvidado. 0%, 3 votes
    3 votes
    3 votes - 0% of all votes
  • IMAGINACIÓN. Contemplaba la casa de los navajas e imaginaba que tipo de Palacio sería aquel que tantas tardes le acompañaba en su viaje hasta la playa. Ella se desnudaba y agarrando su libreta se disponía a dibujarlo. Era su inspiración de poesías y relatos que nunca nadie llegó a ver. Años más tarde descubriría que tipo de Palacio realmente era aquel: de estilo neomudejar inspirado en la Alhambra de Granada y que por fin abría sus puertas para poder ser visitada; y allá que se fue ella: quedó deslumbrada... María. 0%, 2 votes
    2 votes
    2 votes - 0% of all votes
  • EL LOBO Y EL PASTOR. Cuenta la historia que, en las montañas de Torremolinos, Vivía un pastor llamado Miguel, era un hombre ya de mayor edad. Miguel tenía un rebaño con ovejas, algunas cabras y una perra. Un día la perra se perdió. Miguel fue a buscarla por todos lados y escuchó un ruido dentro de una cueva. Era su perra que le estaba dando de mamar a un pequeño Lobezno. Miguel crio al lobo como si fuera suyo, cuando Miguel falleció este Lobo aulló toda la noche en su ausencia. 0%, 2 votes
    2 votes
    2 votes - 0% of all votes
  • CARIHUELA. La Punta del Morro es el paseo más bonito de Torremolinos, abarrotado en todas las épocas del año por turistas y residentes. Sus oquedades rocosas cobijan palomas y gatos. Los pescadores están agazapados con sus cañas toda la noche, la humedad les cala los huesos. Bromean entre sí y uno arranca a cantar: “No me digas guiri, Que yo he nacido aquí, Soy de Torremolinos, Y aquí quiero vivir. Me encanta el sol, la playa. Y siempre vuelvo a mi tierra. Donde quiera que yo vaya”. Estrella. 0%, 2 votes
    2 votes
    2 votes - 0% of all votes
  • COMPORTAMIENTO IRREPROCHABLE. Era verano y los japoneses invadieron Torremolinos con sus cámaras de fotos, incluido Edén Beach, el club gayfriendly de mayor relevancia. Allí fotografiaron todo y a todos compulsivamente, desde la artista del local, que representaba su espectáculo en directo, a la camarera transexual que atendía con diligencia detrás de la barra. Los clientes tampoco se libraron, ¡y yo no iba a ser menos! Me fotografiaron tomando cerveza mientras leía una revista y esperaba, tranquilo, a mi prometido. Después, me fotografiaron hablando con mi prometido, que tuvo un imprevisto y salió con prisas. Acto seguido, me fotografiaron organizando un encuentro con mi amante por el móvil, y al finalizar la llamada, me fotografiaron practicando sexo en el WC con un muchacho que se me insinuó. Las pruebas gráficas están ahí y son concluyentes, pero yo nunca hice nada de eso. Thomas Jefferson. 0%, 2 votes
    2 votes
    2 votes - 0% of all votes
  • LOS 80. Aquel año (allá por los 80) mis tíos y yo estábamos tumbados en el césped de la Nogalera, relajados, contemplando el sol y los turistas que acababan de llegar de la estación de tren...Esa misma tarde se celebraba la fiesta del Carmen en la playa de la Carihuela, con sus marineros llevando a hombros a la Virgen. Y mientras, yo me acordaba de la Iglesia del buen consejo con don Florencio a su cargo, de mis compañeros del colegio Palma de Mallorca, de lo divertido que era patinar por el paseo marítimo, del día en que... hicieron pueblo a Torremolinos. María. 0%, 2 votes
    2 votes
    2 votes - 0% of all votes
  • SANTA CLARA EL MONUMENTO AL AMOR DEL INGLES DE LA PESETA. George Langworthy tenía la mirada perdida en el horizonte del mar. Las caricias de la brisa le recordaban a su amor Ann. No encontraba sentido a todo lo que había creado para ella en aquel castillo de Santa Clara una construcción del siglo XVIII erguida como un gran faro, rodeada de las pequeñas casas blancas de pescadores, esparcidas desde el Bajondillo hasta el Calvario. Bajos sus pies sintió el oleaje despertándose con la voz de su amada, que lo invito a dedicar su vida a los más débiles. 0%, 0 votes
    0 votes
    0 votes - 0% of all votes
Total Votes: 1016
Voters: 913
octubre 6, 2018 - junio 18, 2019
Voting is closed

Muchas graqcias por tu colaboración.